NOTICIAS

La batalla China vs Estados Unidos en el comercio exterior

lunes, 20 abril, 2020

La relación entre Estados Unidos y la República Popular de China es uno de los aspectos más destacados del escenario internacional. 

China no es sólo es el país más poblado del mundo, sino que para Estados Unidos es una potencia emergente en el plano económico, político y militar, y debido a su constante crecimiento y apertura comercial se ha convertido en su socio preeminente y en un lugar importante para la inversión directa de sus empresas.

En cambio para China, Estados Unidos posee el know – how para llevar la modernización del país y es un aliado estratégico para soportar las decisiones tomadas por organismos internacionales. 

Esta relación bilateral es muy benéfica siempre y cuando se logre la cooperación en el ámbito social y político.

Sin embargo, en estos últimos años ha tenido dificultades. Las dos economías más grandes del mundo se han visto envueltas en una guerra comercial y arancelaria, que recientemente continúa siendo amenazada por un nuevo escenario internacional: la pandemia del Covid-19. 

Las dos grandes potencias 

Actualmente, Estados Unidos es la mayor economía del mundo. En 2018, su Producto Interno Bruto (PIB) fue de 20,544 billones de dólares con una tasa de crecimiento de 2,9%, que en términos per cápita supone 67,794 dólares. 

Por su parte, China registró un PIB de 13,608 billones de dólares con una tasa anual de crecimiento del 6,6%, que en términos per cápita representa 9,770 dólares, convirtiéndose en la segunda potencia. 

Pese a sus restricciones políticas comerciales, el 38.2% del PIB del país asiático correspondió al comercio exterior y, de acuerdo con la OMC, tuvo un aumento global de 19.5% en exportaciones y 18.7% en importaciones. De esta manera se convirtió en el mayor exportador y el segundo mayor importador del mundo.

El comercio se ha convertido en una herramienta de modernización económica para China, donde, en 2018, Estados Unidos encabezó la lista como su principal socio, seguido por Hong Kong, Corea del Sur, Vietnam y Alemania.

Por su parte, Estados Unidos ha sido el principal receptor y emisor de inversiones internacionales teniendo a Canadá, México y países de la Unión Europea como principales socios comerciales de exportaciones; mientras que China, México y Canadá lideran sus importaciones, según datos registrados en 2018.

Erosión en la relación bilateral

Sin embargo, ese mismo año, Estados Unidos vio una posible amenaza de pérdida de poder de mercado, empleos y seguridad nacional, debido al crecimiento tecnológico que ha tenido el gigante asiático.

Por ello, el país norteamericano impuso aranceles a productos chinos, bajo la premisa de prácticas desleales de comercio y robo de propiedad intelectual, lo que provocó que la relación bilateral entrara en un estado de guerra.

A su vez ,China implementó una serie de restricciones, bloqueos y aranceles a productos estadounidenses. Esto causó que en el primer trimestre del 2019, los flujos comerciales entre ambos países cayeran un 13,6%. 

EU y China firman tregua; surge un reto

A inicios del 2020, Estados Unidos y China firmaron un acuerdo en el que el gigante asiático se comprometió a aumentar sus importaciones de productos estadounidenses, mientras que el territorio norteamericano pactó cancelar aranceles en productos fabricados en China. 

Sin embargo, la economía global entró en un escenario de incertidumbre causado por la pandemia mundial del Covid-19 (coronavirus) en la comunidad de Wuhan, Hubei, China.

Esto se volvió un punto de discordia entre ambos titanes, ya que no sólo amenaza el pacto comercial, sino que evidenció una crisis en la relación política, a causa de polémicas declaraciones y diversas teorías de conspiración sobre el origen del virus. Como consecuencia, la cadena de suministro global de China se detuvo y las exportaciones e importaciones registraron una baja en los dos primeros meses del 2020. 

Según datos de la Oficina Nacional de Estadística de China, publicados el 16 de marzo de 2020, la producción industrial disminuyó un 13,5%, las ventas minoristas cayeron un 20,5% y la inversión en activos fijos un 24,5%. Además, el índice de gestores de compras (Purchasing Managers’ Index, PMI) bajó de 50 puntos, registrados en enero, hasta  35,7.

Debido a la caída, se espera un impacto económico negativo en otros países, ya que China representa un tercio de la industria manufacturera mundial y es el mayor exportador del mundo. Estados Unidos ha tenido que tomar medidas para contener los efectos económicos y evitar una posible recesión, por lo que presentó un paquete de estímulo fiscal para mitigar los efectos del coronavirus en los mercados financieros.

De acuerdo con Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el coronavirus es la mayor amenaza a la economía global y podría costar hasta 2 billones de dólares este año.

Aunque existe una batalla por el poder hegemónico, China y Estados Unidos se vuelven interdependientes, ya que su relación es un motor de crecimiento económico global que tendrá que reforzarse ante este escenario.